Filosofía de la educación

¿A qué denominamos filosofía de la educación?

«Si buscamos una definición que nos permita encontrar un terreno seguro sobre el cual estructurar nuestras ideas sobre lo que es la filosofía de la educación, nos vamos a encontrar con un campo de batalla donde se enfrentan diferentes posiciones al respecto y diferentes términos que conviven y se sobreponen bajo ciertas interpretaciones.»

Si buscamos una definición que nos permita encontrar un terreno seguro sobre el cual estructurar nuestras ideas sobre lo que es la filosofía de la educación, nos vamos a encontrar con un campo de batalla donde se enfrentan diferentes posiciones al respecto y diferentes términos que conviven y se sobreponen bajo ciertas interpretaciones. Así intentaremos brevemente señalar un derrotero que nos permita aclarar la siguiente pregunta: ¿Qué es la filosofía de la educación?

La primera definición que vamos a encontrar es aquella que la señala como una disciplina filosófica, ubicándola dentro del grupo de las ‘filosofías de’, es decir que la define como la filosofía aplicada a ciertos aspectos que son propios de la educación. Sin embargo, dicha definición solo nos permite ubicarla dentro de una de las diferentes taxonomías que existen respecto a las disciplinas filosóficas.

Otra definición que encontramos es la planteada por Paul Standish, donde a partir de la revisión de las definiciones de la palabra filosofía y los propósitos de la educación, plantea que ésta es una investigación sobre el deber ser de la educación, es decir, de aspectos normativos de ésta: pero que también debe dar cuenta de aquellos aspectos descriptivos que aborda la sociología dentro del ámbito educativo. Asimismo, señala que dicha investigación se diferencia de la investigación científica cuantitativa y cualitativa por trabajar con conceptos y valores.

Una tercera definición, establece una distinción entre filosofía de la educación y pedagogía, a partir de los problemas de la educación. Dicha distinción se hace necesaria debido que tales problemas se caracterizan por ser interdependientes, por lo que para efectos didácticos se presentan como dos tipos de problemas: técnicos y generales. Los primeros se concentran en la elaboración de procedimientos y métodos de aprendizaje, mientras que los segundos se concentran en los fines del proceso educativo. Precisamente, esta distinción nos lleva a afirmar que la primera es tarea de la pedagogía y la segunda de la filosofía.

Ahora bien, frente a esta sobreposición de términos que vemos, hay una cuarta definición que se fundamenta en una clasificación de modelos discursivos planteado por Octavi Fullat, a partir del cual se precisan tres conceptos: pedagogía fundamental, teoría de la educación y filosofía de la educación. Estos tres conceptos se encuentran dentro de lo que el autor denomina modelos sintéticos, que se caracterizan por ser modelos teóricos y operativos universales. Al respecto, tanto la pedagogía fundamental como la teoría de la educación se encuentran dentro de los modelos operativos que entienden a la educación como normativa (razón científico-práctica) y como aprendizaje (razón tecnológica), respectivamente; mientras que la filosofía de la educación se encuentra dentro de los modelos comprensivos que entienden a la educación como antropogénesis.

En otro parte, el mismo autor, a partir de lo mencionado anteriormente, define a la teoría de la educación como «teoría explicativa y global de los procesos educativos» (Fullat, 1987, p.9), es decir que consiste en una descripción de los procesos, por lo que debe responder a la pregunta por el ¿qué se hace? En cuanto a la pedagogía fundamental, ésta es definida como «teoría pragmática y globalizadora de los procesos educativos» (Fullat, 1987, p.10), es decir, que se ocupa las normas eficaces educativas, por lo que debe responder a la pregunta por el ¿cómo se hace? Finalmente, define a la filosofía de la educación como «saber globalizador, comprensivo y crítico de los procesos educacionales, que facilita presupuestos antropológicos, epistemológicos y axiológicos.» (Fullat, 1987, p.10), es decir que se preocupa por la naturaleza de la educación y debe responder a la pregunta: ¿para qué se hace?

Por último, tenemos la distinción planteada por la UNESCO en el año 1981, y que es recogida por Carlos Tunnermann. Dicha distinción se preocupa por los tres conceptos señalados anteriormente, estableciendo una subclasificación interna. En cuanto a la pedagogía la define como reflexión sobre la educación en general, pero si su estudio aborda en profundidad sobre dicho término ésta puede llegar a ser filosofía de la educación, pero si su análisis se queda a nivel metodológico seguiría dentro del ámbito de la pedagogía. Respecto a la filosofía de la educación la subdivide en dos tipos: la filosofía tradicional que se orienta a los fines de la educación y que fundamenta el sistema educativo actual, y la filosofía vinculada a las actividades profesionales actuales que se presenta como agente de cambio al cuestionar y adaptar a la actualidad los fundamentos del actual sistema educativo. Mientras que la teoría de la educación se presenta como una idea fuerte y otra débil, la primera consiste en un marco de referencia (epistemológico, psicológico y sociológico) donde se encuentran los valores de la educación, y la segunda que se presenta como hipótesis explicativa sometida a prueba o que, en su defecto, está por serlo.

En ese sentido, como podemos apreciar, definir la filosofía de la educación de manera exacta es complicado. No obstante, y en líneas generales, podemos caracterizarla como una disciplina filosófica de la rama de la filosofía aplicada, específicamente del grupo denominado “filosofías de…”, cuyo objeto de estudio es la educación en un sentido general y conceptual pero a nivel de los fines que orientan el proceso educativo, para lo cual resulta de vital importancia analizar algunos presupuestos como el concepto de ser humano en el que se fundamenta dicha orientación. Asimismo, podemos caracterizarla como un estudio teleológico de los valores y de los fundamentos del sistema educativo, indagando por la naturaleza de la educación a través de la razón especulativa y la razón crítica, sin considerar los aspectos metodológicos de dicho proceso. 

Definición de filosofía de la educación

Referencias:

  • Tunnerman, C. (2008). Panorama general de la filosofía de la educación. Managua, Nicaragua: Hispamer Editorial.
  • Standish, P. (2010). What is the Philosophy of Education? En Bailey, R. (Ed.), The Philosophy of Education: An introduction. (pp. 4-20). Londres, Reino Unido: Bloomsbury Academic.
  • Fullat, O. (1987). Filosofía de la educación: conceptos y límites. Educar, (11), pp. 5-15. Recuperado de: https://www.raco.cat/index.php/Educar/article/download/42178/90078
  • Ferrater, J. (1994).  Diccionario de filosofía. Barcelona, España: Editorial Ariel.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.