Giovanni Pico della Mirandola, filósofo y mago (Segunda parte)

«El Renacimiento Italiano significó una serie de cambios sociales, económicos y culturales a todo nivel para la Europa del siglo XV. También significó el comienzo de un viraje que posteriormente nos llevará al giro epistemológico.»

Contexto histórico político

La vida de Giovanni Pico della Mirandola transcurrió, prácticamente, entre dos años cruciales en la Historia Universal: La caída del Imperio Romano de Oriente en 1453 a mano de los Turcos Otómanos lo que se traducirá en una diáspora de sabios bizantinos, los que en muchos casos se trasladarán a diferentes estados italianos. Mientras que cerca del término de su vida, en 1492, se producirán dos eventos importantes: el descubrimiento de América y la Reconquista en España. En lo personal consideró que esta información tiene cierta relevancia, pues ambas fechas representan el límite que permite diferenciar el paso de la edad media a la edad moderna. Sin embargo, en el caso de Pico della Mirandola, podríamos afirmar que él no vivió exactamente en la edad media o en la edad moderna, sino en el límite mismo, entre estas dos fechas que se erigen como muros temporales, no en el sentido de efímeros sino en el sentido de ser delimitadores, pues nos permiten ordenar y reconstruir el pasado a partir de ambos y la vida de este filósofo italiano transcurrió entre este limbo que pasaremos a explicar a continuación.

Comencemos por un primer punto, si ubicamos cronológicamente a Giovanni Pico en la historia, él se encontraría en un periodo denominado Renacimiento, que abarca los siglos XV y XVI y que bajo cierta perspectiva de enfoque cronológico podríamos dividir dicho periodo en un siglo cuyo interés se encuentra enfocado en el hombre (siglo XV) y otro en donde su preocupación se expande hacia la naturaleza (siglo XVI). Sin embargo, dicha visión es cuestionado en tanto que no observa que ambas preocupaciones se dan dentro de cierto marco cultural que es lo que le otorga su esencia al Renacimiento y que le permite diferenciarse de otros periodos, pero con una salvedad y es que desde una visión no cronológica los límites son difusos y dejan de ser fijos y claros.

Así tenemos, que para el sacerdote Frederick Copleston en Europa se presentarán tres renacimientos: el Renacimiento Italiano, el Renacimiento de Europa Septentrional y el Renacimiento Nórdico. De estos tres solo nos interesa el primero pues dentro de éste que se desarrollará el pensamiento de Giovanni Pico. Dicho autor nos hará referencia de que el Renacimiento Italiano será el primero que se presente en Europa, obviamente esto tiene su explicación en el desarrollo económico de los Burgos medievales, los cuales se desarrollaron en la península Itálica y que gracias al auge comercial marítimo se desarrollaron las ciudades del norte de Italia que contaban con un puerto en cada una de ellas, nos estamos refiriendo a las ciudades de Venecia, Génova, Pisa y Florencia.

Esto nos lleva a hablar de la distribución política de Europa en el siglo XV, que de por sí era muy diferente de como la conocemos actualmente, pues en lugar de presentarse unificada en un solo país, ésta se dividía en reinos, imperios, principados y ducados, que a fines de dicho siglo estaba integrada de la siguiente manera: Reino de Sicilia, Reino de Nápoles, Estados Papales, República de Siena, República de Genoa, República de Florencia, República de Venecia, Ducado de Modena, Ducado de Milan y Ducado de Savoy, Marquesado de Monferrato así como las ciudades de Mantua y Ferrara. Precisamente, serán estos pequeños Estados los que irán prosperando en esta zona de Europa con el auge comercial marítimo de la época y que implicará la aparición de las ligas comerciales y los banqueros, e inclusive aparecerá los inicios de la Contabilidad de la mano del fraile franciscano Luca Pacioli (1445-1517) y la creación de la partida doble como método de registro de la información financiera.

Así, mientras el resto de Europa, entraba al siglo XV enfrascada en guerras, como la guerra de los cien años (1337-1453) donde el Reino de Francia derrotará al Reino de Inglaterra, quien posteriormente se verá enfrascado en una pugna interna por el poder conocida como la Guerra de las Rosas (1455-1485), España buscará la expulsión de los árabes del Al-Andalus y el Imperio Bizantino se verá asediado por los Turcos Otómanos hasta su caída en 1453; la península Itálica se encontraba en un franco crecimiento económico y cultural, que permitió la aparición de la Burguesía, quienes se harán con el poder en el siglo XV. De tal manera que en Florencia en el año 1434 pasaría a mano de Cósimo o Cosme de Medici, el Viejo (1389-1464), quien pertenecía a una familia de bajo origen en sus inicios y que poco comenzó a ascender como banqueros, quienes desplazarían a los Pazzi como financistas del Vaticano o los Estados Papales. Precisamente, él será quien comience con los mecenazgos en el Renacimiento, apoyando a diferentes artistas y entre ellos a un filósofo: Marsilio Ficino, a quien le encargará la fundación de la Academia Platónica de Florencia en el año de 1462 y donde recalará Giovanni Pico veinte años después.

En este contexto es importante mencionar que la idea de fundar una Academia Platónica en Florencia no tuvo su origen única y exclusivamente en Cosme de Medici, sino que fue gracias al contacto que tuvo con el sabio bizantino Plethon que tuvo tal idea. Dicho encuentro se produjo como consecuencia del Concilio de Florencia (1438-1445) que tenía por objetivo reunificar a la Iglesia oriental con Roma, que se habían separado en el siglo XIV producto del Cisma de Occidente (1378-1417) que fue “(…) una lucha de facciones por el gobierno de la iglesia (…). El desorden duró decenios, y se llegó a tener no sólo dos, sino tres papas simultáneamente.” (Romano y Alberti, 1980, p.79). Dicha situación provocará una seria crisis a todo nivel y el florecimiento del misticismo en diferentes zonas de Europa incluida Italia y que se podría considerar como una antecedente de la unión de doctrinas que se efectuará posteriormente en el interior de la Academia Florentina, sin embargo, “(…) persistió, pues, el sistema –que podríamos llamar pontificio, más que cristiano- de las creencias clericales, y se mantuvo casi inalterado aún durante más de un siglo.” (Romano y Alberti, 1980, p.102).

Será precisamente este sistema pontificio, el que acusará a Giovanni Pico della Mirandola de herejía por sus 900 tesis por lo que se verá obligado a huir a Francia. Dicho sistema pontificio estará a cargo del Papa Inocencio VIII desde 1484 hasta 1492, ocupando su puesto Rodrigo Borgia pero con el nombre de Papa Alejandro VI, cuyo papado durará desde 1492 hasta 1503, será precisamente este Papa el que le condonara de la sanción por herejía en el año de 1493.

Así, mientras toda Europa convulsionaba en conflictos en la ciudad de Florencia bajo el control de los Medici vivió una relativa calma durante casi todo el siglo XV hasta la muerte de Lorenzo de Médici, El Magnífico, quien fue hijo de Cosme de Medici y continuó el mecenazgo de su padre hasta su muerte en 1492. Dos años después de ello, su hijo tendrá que deponer el cargo debido que tras unas pésimas negociaciones con el rey Carlos III de Francia, el pueblo florentino se levantó contra él y su familia, viéndose obligados a exiliarse. De esta manera, se instaurará el primer interludio republicano y los discursos de Savonarola serán cada vez más excesivos, enfrentándolo contra el Papa a tal punto que generará un conflicto que lo colocará en una posición desventajosa ante el pueblo, siendo quemado en una hoguera en el año 1498.

Bibliografía

  • Pico, G. (2006). Discurso sobre la dignidad del hombre (Adolfo Ruiz, Trad.). Recuperado de http://editorialpi.net/ensayos/discursosobreladignidaddelhombre.pdf
  • Pico, G. (1978). Discurso sobre la dignidad del hombre Adolfo Ruiz, Trad.). Buenos Aires, Argentina: Editorial y Librería Goncourt.
  • Iturralde, I. (2015). Maquiavelo. De príncipes, caciques y otros animales políticos. Barcelona, España: Editorial Bonalletra Alcompas, SL.
  • Reale, G. y Antiseri, D. (1995). Historia del pensamiento filosófico y científico. II Del humanismo a Kant (Juan Iglesias, Trad.). Barcelona, España: Editorial Herder.
  • Copleston, F. (1994). Historia de la Filosofía. Vol. III De Ockham a Suarez (Juan García, Trad.). Barcelona, España: Editorial Ariel.
  • Villoro, L. (1992). El pensamiento moderno. Filosofía del Renacimiento. México D.F., México: Fondo de Cultura Económica.
  • Romano, R. y Tenenti, A. (1980). Los fundamentos del mundo moderno. Edad Media tardía, Renacimiento, Reforma. (Marcial Suárez, Trad.). Madrid, España: Editorial Siglo XXI.
  • Garin, E. (1993). El hombre del Renacimiento. Madrid, España: Alianza Editorial.
  • Garin, E. (1984). La revolución cultural del Renacimiento. Barcelona, España: Editorial Grijalbo.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.